Cuando se pierde un diente, tanto la raíz como la corona necesitan ser reemplazadas. Un implante es escencialmente una raíz artificial. Esta raíz de titanio se introduce en el hueso para sustituir la raíz del diente natural perdido. Los implantes dentales vienen en diferentes formas, tamaños y superficies. La selección del implante a utilizar dependerá de diversos factores como la cantidad y calidad del hueso. Para su integración al hueso, el implante requiere de dos a cuatro meses de curación. Una vez completada la fase inicial de integración, se toman medidas para la elaboración de la prótesis definitiva.

Realizar un implante sin provocar dolor es posible, y en sólo 3 minutos.

En un gran número de casos, aplicamos el protocolo de carga inmediata que significa que puede tener su diente el mismo día de la extraccion.
Los implantes se pueden utilizar en casos de desdentación total o parcial, devolviendo la función masticatoria y la estética a su normalidad.

Contáctanos

En breve contactamos contigo.

Start typing and press Enter to search